TÉ BLANCO

The Soap Store

Detiene el tiempo

El té blanco es originario de la provincia de Fujian, en China. Por ser el más puro y delicado de todos, era el predilecto de los emperadores. Su cosecha se hace con sumo cuidado y sólo se realiza una vez al año, entre la segunda quincena de marzo y la primera de abril. Antiguamente, las únicas personas a las que se les permitía realizar esta ardua y cuidada labor eran jóvenes vírgenes, vestidas de blanco, que portaban guantes de seda del mismo color y unas tijeras de oro para cortar los brotes más frescos del arbusto de té. Para no contaminar la cosecha, las mujeres eran sometidas a una rigurosa dieta libre de especias y preparaciones que incluyeran ingredientes fuertes como ajo y cebolla. Su infusión es verde o amarillo pálido, con un aroma sutil y un delicado sabor. Para lograr esto, los brotes se marchitan y secan durante uno o dos días, así conservan todos los antioxidantes –incluso más que el té verde– y aportan el menor contenido de cafeína. Literalmente, el té blanco detiene el tiempo: su alto contenido en polifenoles y catequinas aumenta las defensas del organismo y retardan la oxidación celular responsable del envejecimiento.


Descubre Nuevas Sensaciones
Productos Naturales
Calidad Premium
A la puerta de tu Casa